Las Islas Cíes, un paraíso para practicar deporte

Por Daniel Riobóo Buezo 

A apenas una hora en barco desde Vigo, y aún menos desde Baiona y Cangas, las Islas Cíes son un paraíso tan a mano que sorprende comprobar como muchos  todavía no las conocen. La niña bonita de las Rías Baixas gallegas es un archipiélago formado por tres islas: Norte o Monteagudo, Del Medio o do Faro y Sur o San Martín. Las dos primeras están unidas por el arenal de la Playa de Rodas y, posteriormente, gracias a la mano del hombre por una escollera artificial. Fueron declaradas parque natural en 1980 y forman parte del Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia, creado en 2002 junto a las también ínsulas pontevedresas Ons, Sálvora y Cortegada. Para comprender la belleza del paraíso natural y deportivo que reseñamos, es conveniente añadir que desde 2013 el ayuntamiento de la ciudad viguesa ha iniciado los trámites para que las Islas sean declaradas Patrimonio de la Humanidad.

Las Cíes forman parte del Parque Nacional de las Islas Atlánticas.

Declaración de Parque Natural y parte del Parque Nacional

Debido a su alto valor natural y paisajístico, las islas Cíes fueron declaradas Parque Natural en 1980 pero también para salvaguardarlas del rápido deterioro que sufrían por la acción humana. Esto propició que se protegieran adecuadamente y comenzara a regularse el acceso a ellas. Posteriormente, en el año 2000, el Parlamento Gallego pidió al gobierno central la declaración del archipiélago como Parque Nacional, una aspiración que fue aprobada por el Congreso de los Diputados  en julio de 2002. Se creó entonces el Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia, formado por un conjunto de archipiélagos, islas e islotes completado por Ons, Sálvora, Noro, Vionta, Cortegada y Malveiras.

El parque tiene una parte terrestre y otra marítima, siendo el único parque nacional marino en España. Esta parte comprende una franja de 100 metros, medidos a partir de la bajamar y en ellas está prohibida la pesca submarina desde 1992 si bien está permitida la artesanal aunque supeditada a la conservación de los recursos naturales. Además, las islas tienen la consideración de ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves). Las ZEPAs son áreas a proteger especialmente para evitar la contaminación y el deterioro de los lugares en que habitan y nidifican las aves de forma permanente o en sus migraciones.

El pico más alto de las Islas Cíes permite disfrutar de unas vistas excepcionales.

Información práctica de las Islas Cíes

En cuanto a su parte terrestre, el archipiélago tiene una superficie emergida de 434 hectáreas. Las tres islas son montañosas con una cara oeste abrupta, con acantilados casi verticales de más de 100 metros y numerosas cuevas  formadas por la erosión del mar y el viento. El pico más alto se encuentra en la zona norte de la isla de Monteagudo, en el Alto das Cíes, de 197 metros de altitud. La cara este, en cambio, tiene laderas algo más suaves cubiertas por bosques y matorrales y protegida de los vientos atlánticos, lo que permite la formación de playas y dunas.

Otro dato interesante y que afecta y beneficia a las islas como destino turístico es que, pese a que las borrascas atlánticas pasan sobre las islas, descargan al chocar con la costa por lo que las Cíes reciben más o menos la mitad de lluvia que el resto de la costa de las Rías Bajas. Además, las Cíes disfrutan del clima más benigno y soleado de la Ría de Vigo en comparación con el resto de Rías gallegas por lo que deberían ser una parada obligada para quien visite la provincia de Pontevedra y la ciudad de Vigo. Eso sí, conviene ir pronto en el ferry ya que las visitas están limitadas a 2200 personas por día. En las Cíes es recomendable quedarse un par de días para descubrirlas por lo que, si se quiere pernoctar, es obligatorio reservar con anticipación en su camping, ya que está muy demandado y cuenta con 800 plazas. Pero, además de visitar las islas, disfrutar de sus playas y acampar para poder disfrutar de sus atardeceres y amaneceres, en las Cíes podemos practicar diferentes deportes.

Buceo y snorkel

Las Cíes constituyen el único Parque Nacional marino de España. Sus aguas cristalinas permiten disfrutar de unos fondos marinos excepcionales para practicar alguna de las modalidades del submarinismo ya que en ellos conviven más de 100 especies marinas. Para poder practicar el buceo con oxígeno hay que tener el título oportuno si bien, en caso de no tenerlo, siempre se pueden disfrutar practicando snorkel ya que la claridad del agua permite una gran visibilidad. Eso sí, recomendamos utilizar un mono de neopreno ya que, al ser mar abierto, la temperatura del atlántico en las Islas Cíes suele ser fría incluso en verano.

Los fondos marinos de las Islas Cíes son uno de los mejores lugares para bucear en España.

Kayak de mar en las Cíes

Las Cíes constituyen un entorno privilegiado para practicar el piragüismo con kayak debido a las maravillosas vistas que ofrecen mientras ejercitamos nuestro tren superior con un deporte muy completo ya que nos permitirán ver los acantilados y entrar a las cuevas de la costa más agreste, la oeste. La Federación Gallega de Piragüismo (FEGAPI), en colaboración con el Parque Nacional invita a conocer este bellísimo entorno desde una perspectiva distinta a través de sus rutas guiadas a modo de cursos de iniciación en un Kayak de Mar. Para realizarlos no se requiere experiencia previa. Ofrecen cuatro rutas con diferentes grados de dificultad y duraciones dependiendo del tipo de ruta elegido.

Bordear las Cíes en Kayak nos ofrece la posibilidad de conocer sus cuevas y acantilados.

Las rutas de Senderismo en las Islas Cíes

La actividad principal y para muchos la más atractiva que se puede realizar en las Cíes es el senderismo. Existen cuatro rutas señalizadas donde podemos descubrir los paisajes y zonas de principal interés de flora y fauna. Para tenerlas a mano, es aconsejable adquirir un folleto de información del parque en la caseta de información turística que encontramos al llegar a la isla. Allí también podremos obtener información y, si están disponibles, apuntarnos a distintas rutas guiadas que ofrece el personal del parque nacional. Es conveniente saber que al tratarse de un área especialmente protegida es importante respetar en todo momento las normas del parque a fin de no molestar la flora y fauna existentes así como no salir de las rutas establecidas para las visitas ni acceder a las zonas protegidas de las dunas, del lago y de las zonas de nidificación.

Las Islas Cíes ofrecen cuatro rutas para disfrute de los senderistas.

Los cuatro itinerarios principales (Ruta del Faro de CíesRuta del Faro da PortaRuta del Alto do PríncipeRuta del Faro do Peito) están señalizados y conducen hasta tres faros. Estos cuatro senderos parten desde la caseta de información en el embarcadero y presentan continuos desniveles y nos permiten recorrer las islas sin penetrar en la zona catalogada de reserva (los acantilados y las furnas que van desde punta do Cabalo, al norte, a punta do Canabal, al sur), y gozar de toda la naturaleza, los paisajes y la inmensidad del Océano Atlántico.

Las playas de las Islas Cíes

Por último, no podíamos olvidarnos de las playas que también nos ofrecen la posibilidad de practicar casi cualquier deporte que imaginemos. Las islas Cíes, por su especial ubicación y morfología, albergan playas de fina arena con aguas de color turquesa. La playa de Rodas es la principal, pero existen otras playas no menos bonitas para poder disfrutar nuestra visita. Con una longitud de 1200 metros, Rodas ha sido considerada la mejor playa del mundo, según el prestigioso diario británico “The Guardian”. Esta playa une las islas de Monteagudo (norte) y del Faro (centro) y posee una arena fina y blanca así como unas aguas cristalinas de color esmeralda algo frías, eso sí. Junto a ella se conservan zonas de dunas naturales que, actualmente, están en fase de recuperación.

La playa de Rodas está considerada como una de las más bellas del mundo.

A continuación de Rodas, hacia el Oeste, se encuentra la playa de Bolos, también llamada “conchas” por la gran cantidad de conchas que posee. Pasada Bolos nos encontramos la playa de Nuestra Señora, recomendable para permanecer cuando sopla viento del norte ya que está más resguardada. Si vamos hacia el este desde Rodas descubriremos Mixueiro y Areina, dos pequeñas calas para el que quiera tranquilidad, a la derecha del muelle de Rodas. Poco después se sitúa Figueiras, una playa nudista en la que los arboles ofrecen zonas de sombra para los días de mucho calor.  Si se quiere algo más a menor escala se puede optar por Margaritas, ideal para estar casi solo o Cantareira, otra pequeña cala formada por cantos rodados, cerca del campo de trabajo

Las playas de las Cíes ofrecen diversidad para todos los gustos.

Como podéis ver, en las Islas Cíes, a pesar de su reducido tamaño, opciones de actividades no faltan, tanto para disfrutar de playas y vistas como para practicar deporte. Seguro que si las visitáis tendréis un flechazo instantáneo con ellas, es prácticamente inevitable. Feliz visita.